13 consejos para hacer muffins perfectos

Muffin perfecto

El perfecto muffin tiene una corteza fina y dorada, con una cúpula bien formada y una miga suave y jugosa. ¿Quieres saber cómo conseguir un muffin perfecto?

Me encantan los muffins. Son como pequeños pasteles en porciones del tamaño justo para uno, que arreglan desayunos, meriendas y momentos de antojo agudo. Yo tiendo a abalanzarme sobre ellos, sobre todo cuando paso por un Starbucks y sin querer miralos voy y los miro. Entonces estoy perdida.

Los muffins son bastante similares a los cupcakes, pero se caracterizan por tener menos grasa y azúcar, con lo que son bastante más saludables. Por supuesto, se pueden hacer tanto dulces como salados, y admiten todo tipo de tropezones y aderezos.

Con ellos, puedes preparar el doble de masa y congelar la mitad, e incluso se pueden congelar los propios muffins, una vez que se han enfriado. Son muy fáciles de preparar (no se tienen que amasar, ni enrollar, ni cortar…), requieren poco tiempo y el resultado es fantástico, si se siguen ciertos pasos muy sencillos:

  1. Cremar la mantequilla. Muchas recetas se limitan a mezclar los ingredientes húmedos por una parte, los secos por otra, y después unirlo todo, haciendo la típica montañita de harina con un hueco en el centro donde se deposita la mezcla húmeda. Pero si se quiere conseguir una textura realmente ligera y una miga delicada, la clave está en cremar la mantequilla con el azúcar: batir la mantequilla durante uno o dos minutos hasta que esté suave, y entonces añadir gradualmente el azúcar y cremar hasta que la mezcla adquiera una textura muy ligera y un color muy claro. Hay que parar de vez en cuando durante este proceso y con una espátula bajar la mezcla al fondo del bol. Se sabe cuándo está listo cuando aparece un ligero brillo en la mantequilla. A continuación se añaden los huevos, y después se incorporan los ingredientes secos.
  2. Trabajar con mantequilla fría. El perfecto muffin no sólo debe ser delicioso, sino que ha de tener la clásica forma de cúpula. Si la masa es demasiado suave, los muffins quedarán planos. El truco está en usar mantequilla fría, cortada en porciones pequeñas, y un stand mixer, tipo Kitchen Aid, con fuerza suficiente para cremar mantequilla fría. Si lo que tienes es una batidora de repostería con varillas, será mejor que dejes reposar la mantequilla fuera de la nevera unos 15 minutos, de modo que siga fría pero esté maleable. La masa fría en el molde de los muffins ayuda a mantener la forma de cúpula.
  3. Cernir siempre la harina. Mezcla la harina con la levadura removiendo bien con una varilla, para asegurarte de que la levadura queda bien distribuida, y pásalas después por un tamiz. Así conseguirás una masa más esponjosa y aireada, y te asegurarás de que todos los muffins reciben la misma cantidad de levadura y suben por igual.
  4. No batir la masa en exceso. Una vez que la harina está bien incorporada, hay que dejar de batir, ya que al batir mucho o muy fuerte, corremos el riesgo de que se desarrolle el glúten de la harina y los muffins queden duros y planos. Por supuesto, no incorporar la harina con el stand mixer, sino a mano con una espátula o lengua de silicona. ¡Este es quizá el consejo más importante!
  5. Añadir los sabores al final. Las especias han de añadirse con el resto de ingredientes secos, pero la fruta, frutos secos, trozos de chocolate y cualquier otro ingrediente “grumoso” debe añadirse al final. Simplemente dale una vuelta más a la masa cuando los hayas añadido.
  6. ¿Cápsulas de papel? Mejor mantequilla. Es indudable que las cápsulas son cómodas, y algunas de ellas vienen con diseños muy atractivos, pero si untas con mantequilla la bandeja de muffins obtendrás un aroma delicioso en la corteza, y ésta será más crujiente. En cualquier caso, si vas a usar cápsulas, es también recomendable engrasarlas.
  7. Precaución con las bandejas antiadherentes, que suelen ser negras. Es mejor no usar colores oscuros, ya que atraen demasiado el calor y pueden tostar demasiado la superficie del muffin.
  8. Engrasa toda la bandeja. No sólo los huecos, sino toda la superficie, para asegurarte de que la parte superior de los muffins no se pega a la bandeja. Si no tienes masa suficiente para rellenar todos los huecos, llena con 3 cucharadas de agua los huecos sin masa para evitar que se deformen, y esos no los engrases.
  9. Pon una lámina de silicona o Silpat bajo la bandeja. Así conseguirás que la base de los muffins no se haga más de la cuenta, y facilitas la limpieza posterior.
  10. Reparte la masa en porciones idénticas. Puedes rellenar una manga pastelera e ir llenando a ojo los huecos de la bandeja, pero lo ideal es usar una cuchara porcionadora de helado, de unos 6 cm de diámetro, de modo que todos los muffins tengan la misma cantidad de masa y salgan con el mismo tamaño del horno. Lógicamente, para ello la masa debe ser espesa. Si no lo es, revisa tu receta porque algo va mal… y en todo caso añade algo más de harina, hasta que cuando claves una cucharilla en la masa, se sostenga en pie.
  11. No rellenar nunca más de ¾ de la cápsula o hueco. Si no dejas algo de espacio para que el muffin suba un poco hasta que alcance el borde, no conseguirás la forma de cúpula que vamos buscando y se quedará plano.
  12. Coloca la bandeja en el centro del horno y hornea a 180ºC. Hay recetas que piden temperaturas más altas, pero si un horno funciona ben, 180º es la temperatura correcta. Lo mejor es comprar un termómetro de horno, que nos dará la temperatura exacta del interior (te sorprenderías de ver la diferencia entre lo que marca el termómetro y lo que marca el display de tu horno).
  13. Dejar enfriar. A diferencia de los bizcochos, los muffins se enfrían rápidamente, por lo que no es necesaria una rejilla. Dejar los muffins en su bandeja diez minutos para que se asienten (no más tiempo, pues puede concentrarse humedad en la base) y se enfríen un poco, y después retirarlos de la bandeja y colocarlos en una fuente cubiertos con papel de horno hasta que enfríen por completo.

Ya no tienes excusas…

About these ads

35 pensamientos en “13 consejos para hacer muffins perfectos

  1. Pero Ana, alma de cántaro, menudos consejos más buenos. Algunos ya los uso pero hay unos cuantos que me llegan de nuevas y que ya están agregados a mi dusco duro

    ¿Para cuándo ese café?

    Con muffin ¡claro!

      • Yes please. Aunque ya te adelanto que este finde lo tengo muy pero que muy mal, por no decir imposible. Pero el siguiente se me presenta despejado.

        Hablamos :)

  2. Hoa, gracias por los consejos :) espero mejorar mi técnica porque hasta ahora mis intentos han sido fallidos .. ji ji …
    Tengo una duda sobre el punto número 1, dice batir la mantequilla y el azucar, luego añadir el huevo, signica que debo seguir utilizando la batidora para mezclar este último ingrediente?.

    Gracias.

    • Hola Isabel: perdón, perdón, por el enorme retraso en contestar, pero he estado con un catarro enorme y sin mi portátil, sumado a varios días fuera por trabajo, así que se me ha acumulado todo. Te respondo: al batir mucho la mantequilla con el azúcar, se acaba consiguiendo una textura de color pálido y muy espumoso, parece una mousse. Esto es porque hemos incorporado un montón de aire a la mezcla, que hará que el muffin sea mucho más ligero y tierno. Para seguir añadiendo el resto de ingredientes puedes usar la batidora, excepto cuando añadas la harina, que es el único punto en el que hay que tener mucho cuidado. Fuera batidora, y dentro unas varillas manuales. ¿Por qué? Porque la harina, en contacto con la humedad, desarrolla el gluten, que no nos interesa nada en el caso de los muffins o de cualquier tipo de masa bizcochada. Si remueves demasiado, el resultado será una masa densa, que no subirá, y sin ninguna gracia. Debes incorporar la harina y batir lo justo, con cuidado, para incorporarla. Pero en cuanto lo hayas hecho para. La masa podrá parecerte un poco grumosa, pero no pasa nada, el resultado será bueno. Espero que te salgan a la próxima!!!

    • Hola Ninet: No hay una receta base para hacer muffins. Hay muffins dulces y muffins salados, y pueden ser muy distintos entre sí. Quizá con los cupcakes sí que haya más gente que use la misma base y luego varíe la decoración, tanto en formas como en sabores. Procuraré ir añadiendo recetas de muffins poco a poco al blog para así obligarme también a mí misma a variar, pues al final acabo haciendo siempre los mismos…

  3. Hola Ana, muchas gracias por estos consejos, están muy interesantes. Ya empecé a modificar mis recetas haciendo que la masa quede más espesa; ayer preparé unos de chocolate, sin embargo, aún me quedaron un poco duros. Voy a seguir sus consejos para llegar al punto perfecto.

    • Hola Yolanda: si te quedan duros, a lo mejor es que aún estás batiendo con demasiada fuerza la harina. Intenta incorporarla al final, removiendo con muuuucho cuidado, y deja de remover justo cuando veas que se haya integrado en los elementos húmedos. La masa debe quedar un poco grumosa, es normal, siempre y cuando al remover no se te abran burbujas de harina. Espero que poco a poco te vayan saliendo mejor!

  4. Hola Ana,
    Geniales los consejos! Los tendré en fue ta para la próxima. Una duda q tengo es si se puede usar una cápsula mas grande q las normales o si hace falta el papelito de las foto. Estos papelitos, los haces tu? De que tamaño es el papel?

    Gracias!!

    • Hola Silvia, gracias por tu comentario! Si quieres usar cápsulas más grandes, deberías usar moldes también más grandes. Las cápsulas se meten en los moldes para que no se abran cuando se les echa la masa, y hay moldes para muffins de tamaño normal, y para muffins grandes. Yo, de momento, sólo uso el tamaño normal, y las cápsulas que ves me las regalaron en una feria, pero las puedes encontrar en varias tiendas online, como mamamuffin.es Si pones en la búsqueda en Google “tulipas para muffins” te saldrán varios proveedores. Un abrazo!

      • Muchas gracias Ana! Ya he comprado las tulipas y este fin de semana voy a poner en práctica tus trucos.:-)

  5. gracias por los consejos voy a preparar muffins para todos los caminantes scout. espero que no se me quemen

  6. Gracias pero yo quiero saber porque cuando hago cupcakes de vainilla crecen normales en el horneado pero al enfriarse se bajan y quedan muy pequenos

    • Hola Ofelia: es importante que no abras el horno bajo ningún concepto hasta que no hayan pasado por lo menos 20 minutos de horneado.

      También, si no lo haces, usa un termómetro de horno. Lo puedes comprar por cuatro o cinco euros en cualquier tienda de utensilios de cocina o ferretería. Te dirá la temperatura exacta del interior de tu horno, que para hacer cupcakes, debería ser entre 170 y 180 grados con calor arriba y abajo sin ventilador. Si tu horno no permite quitar el ventilador, hornea mejor a 160ºC.

      Normalmente, cuando una masa bizcochada se hunde tras sacarla del horno, es porque no está terminada de cocer, o porque la temperatura estaba demasiado alta y se ha “arrebatado”. Con el termómetro de horno comprobarás si lo que marca tu horno se corresponde con la temperatura interna real, y podrás ir ajustando para que acaben saliéndote bien.

      Espero que a la próxima te salgan!

  7. hola Ana gracias por tus consejos, quiero saber si es recomendable batir las claras a punto de nieve o no se debe hacer?

    • No es ni bueno ni malo, depende de lo que te pida la receta. Evidentemente, cuanto más aireada sea la masa, más ligero te saldrá el muffin. Pero eso lo consigues también cremando el azúcar con la mantequilla, que formarán un buen “andamiaje” para que la masa no se venga luego abajo, junto con la harina y resto de ingredientes.
      Como tampoco es cuestión de que inviertas una enorme cantidad de tiempo a la hora de hacer unos muffins, si no te lo pide la receta, yo te diría que no lo hagas.
      Un saludo!

  8. Hola Ana, muy interesante tu blog. Estaba “estudiando” tus consejos de muffins.
    Te quería preguntar si podrias publicar alguna receta de muffins ya que transmites ganas de “probarlos”.
    El fin de semana que viene iré a visitar a mi sobrina a Manchester y me ha pedido justamente que le prepare de estos bizcochitos… por eso buscando encontré tu hermoso blog.
    Muchas gracias
    Eizabeth

    • Hola Elizabeth: pues la verdad es que tengo pendiente publicar alguna que otra receta de muffins, pero como estamos casi a dieta no me termino de lanzar. De todas formas, creo que ya no puedo aguantar mucho más sin hacerlos, así que muy pronto verás la receta publicada. Un saludo!

  9. Hola. ¡Qué buen blog! Geniales los consejos también. Quería consultarte si tenés alguna recomendación para congelar los muffins. Pensaba hacer 18 para el cumple de mi hija, pero, como tengo que hacer otras cosas, se me ocurrió dejarlos hechos unos 15 días antes y meterlos en el freezer. ¿Se congelan de manera individual enrrollándolos en papel film? ¿O además conviene meterlos en tupper? Para descongelar, ¿basta con sacarlos la noche anterior a temperatura ambiente?
    ¡Muchas gracias por la ayuda!

    • Hola Paula, gracias a ti por visitarme! Congelar muffins es muy sencillo, simplemente tienes que envolverlos individualmente en film, y luego meterlos juntos en una bolsa de congelación, sacar la máxima cantidad posible de aire, y cerrar bien la cremallera. Directos al congelador! Para descongelar, puedes sacarlos con unas tres horas de antelación, y estarán perfectos. Es conveniente quitarles el film, pues se puede producir condensación y pueden humedecerse, pero hay que tener cuidado, si vives en un lugar muy seco, de que no se resequen. En ese caso podrías quitarles el film, pero meterlos en una bolsa de plástico holgada, de modo que tuvieran algo de “aire” alrededor. Espero haberte ayudado, y que tu hija tenga un cumple maravilloso!

      • ¡Muchas gracias por la respuesta! Me viene genial. ¡A congelar!

      • Quería hacerte una pregunta más. Como prueba (se acerca el cumple y quería probar con uno), saqué uno de los muffins que tenía en el congelador. Le saqué el film, esperé a que se descongelara y luego lo decoré con fondant. Lo dejé un día “al aire libre”. Al día siguiente estaba muy rico, pero noté que había perdido algo de esponjosidad. ¿Puede deberse a que, una vez forrado con el fondant, no lo guardé en un tupper cerrado? ¿Esa sería una mejor opción?
        Muchísimas gracias por tu ayuda nuevamente.

      • Yo los saco del congelador, les quito el plástico pero los envuelvo en un paño, y los descongelo en la nevera. Y además, nunca los dejo al aire, porque en Madrid, donde vivo, el clima es tan seco que en un par de horas perderían su esponjosidad. Si vives en una zona costera puedes arriesgarte, pero no es recomendable. Lo mejor es dejarlos bajo una campana de cristal o en una caja de lata o tupper, y con eso seguro que evitas el problema

  10. gracias exelente orientacion si bien algo me daba cuenta que estaba haciendo mal tus 13 concejos me corrigen para que me queden cada vez mejor muchisimas graciasssss me encanta tu pagina!!!!!!!!

  11. Tengo una pregunta por que los cupcakes chocolate suben de maravilla y los de vainilla no, osea suben , pero no redonditos como los de chocolate? Ojala me aconsejen algo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s