Diverxo, cocina sin fronteras

Diverxo

Su web dice: Cocina de fusión mediterránea y china principalmente con alguna influencia japonesa. Pero es mucho más de lo que entendemos normalmente por cocina de fusión. Es un viaje gastronómico por las cocinas que más influencia tienen en Dabiz Muñoz, que es irreverentemente heterodoxo en la cocina, travieso, imaginativo y audaz. Aquí no se viene sólo a comer, se viene a sentir, y a contemplar la comida desde un prisma totalmente nuevo. A medida que se van degustando los platos, uno se puede imaginar a este cocinero experimentando, buscando los contrastes de sabores que tanto le gustan, y decidiendo el momento en el que el lienzo está definitivamente terminado.

 

Porque aquí no hay platos, sino lienzos. Grandes tablas de fina pizarra, porcelana u otros materiales sobre los que se dispone la comida de forma visual y perfecta, en lo que parece un bodegón gastronómico con una vida efímera, y que en ocasiones completan los camareros con un último toque sorpresa.

 Lienzo de Diverxo

Camareros que conforman un equipo que se mueve por la sala coreográficamente, sabiendo en todo momento en qué punto está el comensal, al que atienden con profesionalidad y cercanía. Fabuloso también el sumiller, al que me dieron ganas de besarle por dos magníficos vinos que me descubrió: un Macizo, cosecha 2010, de la D.O. Catalunya, y un Cambrico 2006 de uva Rufete, D.O. Castilla y León. Porque hasta en los vinos intentan ser diferentes, alejándose de las referencias habituales en el resto de establecimientos, y evitando Riojas, Riberas de Duero, albariños… ¿Y por qué no? Hay un universo de vinos por conocer, y qué mejor ocasión que una cena en Diverxo para no permitirnos caer en la zona de confort y dejarnos aconsejar por un buen profesional.

 

A la hora de elegir el menú, llega la duda. ¿Menú corto, 8 platos, 95 euros, bebidas aparte? ¿o menú largo, 15 platos, 140 €, bebidas aparte, y un mínimo de tres horas en el restaurante? Queríamos el menú largo, pero no disponíamos de tanto tiempo, y aunque lo intentamos, nos aseguraron que las tres horas, por no decir tres horas y media, no se las quita nadie, con lo que tuvimos que contentarnos con el menú corto, a regañadientes, ya que una vez que estás allí quieres probarlo todo. Por tanto, aquellos que deseen disfrutar de la experiencia total, deberán de ir sin límite de tiempo, y muy recomendable, a mediodía y con hambre, pues si el menú corto deja saciado a todo el mundo, el largo requerirá tomarse su tiempo e ir con mucha calma, so pena de salir volando, cual cerdito alado.

 

Porque en Diverxo ya no hay postres, hay cerdos que vuelan… ready to go?

 

Diverxo

Calle Pensamiento, 28.
28020 Madrid

915 700 766

Diverxo

Anuncios

3 pensamientos en “Diverxo, cocina sin fronteras

  1. Yo no sé si a los Reyes pero tal como comentaste en la cena…debe merecer la pena.
    Un besote,
    Mar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s