Setas empanadas

Setas empanadasSeguramente es una de las recetas más tontas del mundo, pero mi problema es que se me olvidan las cosas que puedo preparar en un momento dado, así que aunque sólo sea por incorporar esta receta al índice, ahí va.

Eso sí, las setas empanadas con alioli o cualquier salsa picantita están de muerte…

Ingredientes

  • Una bandeja de setas de cardo (unos 400 gr.)
  • 2 huevos
  • Leche
  • Pan rallado
  • Sal y aceite de oliva

Elaboración

Limpiar bien las setas con un paño húmedo, pero sin meterlas directamente bajo el agua para que no se llenen de agua.

En un bol, batir los huevos y añadir un chorrito de leche.

Junto a ellos, disponer otro bol o tartera con abundante pan rallado.

Extender las setas boca abajo en una bandeja y sazonarlas.

Poner a calentar aceite de oliva en una sartén, a fuego medio-alto.

Pasar las setas por el huevo y a continuación por el pan rallado, de forma que queden bien empanadas.

Freírlas por tandas, vigilando que el aceite no humee demasiado, hasta que se queden doradas por ambos lados. Reservar sobre papel absorbente.

Servirlas calientes acompañadas de salsa alioli, o cualquier salsa que te guste, si es picante mejor.

Tostas de tomate y mozzarella

Tosta de tomate y mozzarellaEl otro día tocó organizar una cena en casa de forma improvisada, pues venían dos parejas de amigos a cenar y la despensa no estaba en su mejor momento. Mi marido compró rápidamente en el supermercado algo de lomo, jamón y queso, que es el recurso infalible para saber que hay algo que seguro no va a fallar, y yo me puse a hacer una tortilla de patatas, pero faltaba algo más. Así que miré en la nevera, y vi que tenía varios tomates bastante maduros y una mozzarella bien hermosa a la que faltaba poco para caducar. Y como mi albahaca, a la que llamo Carolina, seguía viva y frondosa, fue cuestión de atar cabos.

El resultado sobrepasó de largo mis expectativas. Un canapé lleno de aroma y sabor, con el punto justo de crujiente, la frescura del tomate, y la untuosidad de la mozzarella gratinada, unidos al gusto punzante de la anchoa… Y de repente dejaron  de existir el jamón ibérico, el lomo y la tortilla, y el mundo giraba sólo en torno a las tostas de tomate y mozarella…

Ingredientes (para unas 14 tostas)

  • 5 tomates bien maduros, picados
  • 4 dientes de ajo, picados
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico
  • Hojas de albahaca fresca al gusto, cuanta más, más aromático
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • 1 bola de mozzarella de búfala grande
  • Un poco de parmesano rallado
  • 1 lata de anchoas del Cantábrico en aceite de buena calidad
  • 1 barra de pan, grande y con pocos alvéolos en la miga

Elaboración

Encender el grill.

En un bol, hacer una vinagreta con el aceite, el vinagre, y un poco de sal. Emulsionar ligeramente hasta que esté todo bien mezclado.

Añadir el tomate, los ajos, la albahaca picada, y un poco de pimienta negra. Remover bien y dejar reposar unos 15 minutos.

Cortar el pan en rebanadas de unos 2 cm de grosor. Extender una hoja de papel de hornear en la bandeja del horno, y colocar encima todas las rebanadas de pan. Pincelar la parte superior de la rebanada con aceite, y meter al grill hasta que se doren.

Sacar del horno (sin apagarlo) y colocar sobre cada tosta una anchoa. Encima, distribuir la mezcla de tomate, y terminar con una rodaja de mozzarella, y un poco de parmesano rallado.

Meter de nuevo en el grill unos minutos hasta que se funda el queso y tome un tono dorado.

Truco

La mezcla de tomates, ajos y albahaca con la vinagreta se puede preparar el día antes. Nos ahorrará tiempo, y los sabores serán aún más intensos.

Las tostas han de consumirse nada más salir del horno, pues de lo contrario el pan se reblandece.