Fricandó al estilo de la yaya María (Reto Tía Alia)

Fricandó

Hoy os presento una receta bastante otoñal, que ya va siendo hora, y que me animo a publicar con el Reto de Recetas de Tía Alia. ¡Por fin no me pilla el toro y tengo tiempo de participar! Será un placer ver un montón de recetas de Fricandós, que aunque parezca que no, tienen sus variaciones.

Mi cuñada Sissi es una de esas personas que no se interesan demasiado por la cocina y resuelven el día a día con preparaciones muy sencillas, y profusión de riquísimas ensaladas, frutas y verduras. Pero he de reconocer que cuando se pone, se pone, y hay varios platos que los borda. Uno de ellos es el Fricandó, que ella siempre recalca que es “al estilo de la yaya María”, siguiendo una de esas recetas familiares que, gracias al cielo, no se ha quedado en el olvido.

El fricandó es un plato muy típico de la cocina tradicional catalana, hecho a base de finos filetes de ternera, y acompañado por una salsa de setas, que por lo común son senderuelas (moixernons en catalán), y que se suele preparar el día antes, ya que se puede recalentar sin problema y el guiso, de un día para otro, coge más sabor.

Ingredientes

  • 1/2 kg. de tapa de ternera en filetes muy finos
  • 1 y ½ cebolla grande
  • 1 tomate pequeño
  • Un poco de harina
  • Sal
  • Aceite de oliva suave
  • Agua
  • Medio vaso largo de senderuelas secas, o el doble de cantidad si son frescas

Elaboración

Dejamos las senderuelas en remojo en agua tibia unas 2 horas.

Se sala la carne, y se pasa por harina, sacudiendo para eliminar el sobrante.

Se fríe la carne, muy poco (vuelta y vuelta, lo justo para que se dore la harina) y se va poniendo en una cazuela.

Se parte la cebolla fina (no exageradamente) y se sofríe en el mismo aceite en que hemos hecho la carne. Se deja que se dore, con cuidado de que no se queme, entonces se le añade el tomate (también a trocitos, con piel y todo). Se deja que se haga junto, un par de minutos.

Se añade a este sofrito casi 1 litro de agua (incluir ahí el agua de remojo de las senderuelas, que está llena de sabor) y se deja que reduzca durante aprox. 20 min. (para que salga todo el jugo).

Se cuela sobre la cazuela (donde tenemos la carne), apretando para que salga todo el jugo.

Cuando empieza a hervir se le añaden las senderuelas.

Y ahora la parte importante… se deja que vaya haciendo “chup, chup” a fuego muy suave, vigilando para que no se agarre (es recomendable hacerlo en una cazuela o sartén antiadherente), un tiempo aproximado de 3/4 de h.

Si ves que reduce mucho el agua, puedes añadir un poco de agua caliente, y ten en cuenta que al día siguiente la carne habrá absorbido parte del líquido, con lo que quedará menos salsa…

Et voilá! Un plato muy sencillo y muy sabroso, con una salsita para mojar pan.

Nota: Las setas secas son cada vez más fáciles de encontrar en los supermercados, pero aún no están presentes en todos. Yo las compro habitualmente en Makro, pues vienen en unos botes con un tamaño muy interesante (ni tan pequeño como los que encuentras en los supermercados normales, ni tan grande como si fuera para un restaurante), y son bastante económicas, pues hay que tener en cuenta que una vez hidratadas, doblan su tamaño.

Anuncios

Musaka

MusakaEsta es una receta que tenía en mi cuaderno de recetas desde hace muchísimos años y que tras una época de hacerla con frecuencia, quedó en el olvido. Y ayer por la mañana, con dos hermosas berenjenas en mi nevera, decidí que era hora de rescatarla, así que me fui al súper de la esquina (tengo la maravillosa suerte de que abre todos los días del año) y compré la carne picada (eso sí, de añojo, aunque la receta original es con carne de cordero. A un súper sin carnicería no se le pueden pedir grandes cosas) y una bolsa de queso rallado para gratinar.

Antes la hacía friendo las berenjenas, con lo que se convertía en un plato más calórico de la cuenta, pues las berenjenas son como esponjas y absorben muchísimo aceite. Ahora, simplemente pincelándolas con un poco de aceite y poniéndolas sobre una sartén caliente, se reduce muchísimo el contenido graso del plato. Igualmente, si usas leche desnatada o semidesnatada, ayudarás a aligerar calorías, consiguiendo un plato igualmente sabroso.

Puedes preparar la salsa de carne el día antes, e incluso varios días antes y congelarla, de modo que el día que vayas a hacer el plato simplemente tengas que preparar la bechamel mientras pasas por la sartén las berenjenas. O incluso hacer el doble de cantidad, ya puestos, y congelar la mitad para otra ocasión.

Ingredientes (6 personas)

  • 1 ½ cebollas picadas
  • 2 dientes de ajo picados
  • 750 gr. de carne picada (cordero en la receta original, pero se puede hacer con ternera, o con mezcla de ternera y cerdo)
  • 200 ml de vino tinto
  • 400 gr de puré de tomate o tomate frito
  • ¼ cucharadita de canela
  • un pellizco de orégano y tomillo
  • 2 berenjenas grandes
  • 150 gr de queso rallado
  • 50 gr de mantequilla
  • 50 gr de harina
  • 750 ml de leche
  • 1 huevo
  • Aceite, sal y pimienta

Elaboración

Calentar unas 4 cucharadas de aceite de oliva en una olla o sartén grande. Añadir las cebollas y el ajo, sazonar y sofreír hasta que se ablanden y se doren ligeramente.

Subir un poco el fuego, añadir la carne salpimentada y saltearla hasta que se dore.

Verter el vino y dejar hervir hasta que se evapore,  y entonces añadir el puré de tomate, la canela, y el orégano y tomillo. Cocer a fuego lento durante 30-35 minutos, removiendo de vez en cuando. A media cocción probar para comprobar el punto de sal y de canela. Debe tener un ligero aroma a canela, pero no demasiado, porque una vez terminado el plato este sabor se intensifica.

Mientras tanto, cortar las berenjenas en rodajas de algo menos de un centímetro. Rociarlas con aceite en spray, o pintarlas con un pincel, y sazonarlas.

Calentar una sartén a fuego fuerte y hacer las berenjenas por tandas, hasta que estén doradas por ambas caras.

Precalentar el horno a 200ºC.

Calentar la leche 3 minutos y medio en el microondas.

Hacer una bechamel: derretir la mantequilla en una cazuela o sartén antiadherente, añadir la harina y remover bien para que se integre perfectamente con la mantequilla. Dejar cocer a fuego medio un par de minutos para que se cocine la harina.

Ir añadiendo la leche, muy poco a poco (un cazo cada vez), removiendo bien hasta integrarla por completo antes de añadir el siguiente cazo. Cuando esté toda la leche incorporada, sazonar y añadir la mitad del queso rallado, y dejar cocer a fuego lento durante 8-10 minutos, sin dejar de remover.

Retirar del fuego, dejar enfriar un poco, y añadir el huevo batido, removiendo bien para incorporarlo por completo.

En una fuente de horno, espolvorear un poco de pan rallado, y disponer un tercio de las berenjenas en una capa.

Sobre ellas, extender la mitad de la salsa de carne, distribuyendo bien para formar una capa uniforme.

A continuación, extender un tercio de la bechamel.

Repetir las tres capas, y cubrir con la última capa de berenjenas. Acabar con una capa de bechamel, bien extendida, y sobre ella espolvorear con pan rallado y el resto del queso rallado.

Hornear durante 35 minutos, hasta que la superficie se dore y burbujee.

Dejar reposar 5 minutos antes de servir, y servir con una ensalada verde.

Strogonoff de pollo y puerro (Jamie Oliver)

Esta es una receta tomada del libro de Jamie Oliver “Escuela de Cocina”. Se trata de una de esas recetas rápidas que se hacen en 20 minutos, y como tal, está rica pero no es espectacular. Os pongo aquí la receta como viene en el libro, y abajo os dejo mis trucos para mejorarla. Lo que sí es cierto es que es muy sencilla de elaborar, se ejecuta en muy poco tiempo, y es muy suave de sabor, con lo que gustará tanto a mayores como a pequeños.

Ingredientes (4 personas)

  • Sal marina y pimienta negra recién molida
  • 250 gr de arroz de grano largo o basmati
  • 1 puerro grueso
  • Un puñado generoso de champiñones
  • 2 medias pechugas de pollo, mejor si son de cría campera u orgánica, o 3 si son pequeñas
  • Aceite de oliva
  • Un poco de mantequilla
  • Un vaso de vino blanco
  • Un manojo de perejil fresco
  • 285 ml de nata líquida
  • 1 limón

Elaboración

Pon agua a hervir, y añade sal y un chorro de aceite. Sigue las instrucciones que figuran en el envase de arroz para hervirlo.

Por otra parte, corta los dos extremos del puerro, pártelo en cuatro a lo largo, córtalo luego en juliana bastante fina, y lávalo bajo el chorro de agua del grifo.

Corta en rodajas los champiñones.

Corta las pechugas de pollo en trozos alargados del tamaño de un dedo.

Pon una sartén a fuego rápido y vierte un buen chorro de aceite de oliva y un trocito de mantequilla. Añade el puerro, el vino blanco, un vasito pequeño de agua, y salpimenta. Déjalo cocer a grandes hervores durante 5 minutos, cubierto parcialmente con una tapadera, y removiendo de vez en cuando.

Mientras tanto, pica el perejil bien fino, incluidos los tallos.

Quita la tapadera y añade las tiras de pollo, los champiñones, la mayor parte del perejil, y la nata. Revuélvelo todo bien y espera a que vuelva a romper el hervor para, a continuación, bajarlo a fuego medio y dejarlo en suave hervor durante 10 minutos.

Escurre el arroz una vez hervido, y sírvelo en los platos.

Cuando el strogonoff esté listo, corta el limón por la mitad y exprime el zumo de una de las mitades sobre la sartén. Sazona a tu gusto. Remueve bien, y sirve sobre el arroz, espolvoreando por encima el resto de perejil picado.

Corta la otra mitad del limón en gajos y coloca uno en cada plato. Sirve bien caliente y consume en el momento.

Trucos

Si el envase de nata que tienes es de 250 ml, no abras otro, completa lo que falta con leche, a ser posible entera.

Deja pochar el puerro, primero a fuego fuerte, y en cuanto empiece a tomar color baja a fuego lento, y déjalo, removiendo de vez en cuando, durante al menos 10 minutos, para que se reblandezca y no se dore, y de esta forma obtendrás más sabor en el guiso. Sazónalo mientras está pochando.

Salpimenta las tiras de pollo antes de echarlas a la sartén. De lo contrario, aunque sazones luego, no tendrá tanto sabor.