Spicy trucha

Spicy Trucha

Ando mustia. Y no es para menos, he empezado un régimen, y aunque no es de los duros durísimos, sí que echo en falta comer “cosas ricas”: ese trocito de bizcocho por la noche, cuando entra el gusanillo mientras ves una peli, o desayunar un sandwich mixto con extra de queso, o salir a tapear y pedirme una de morcilla de Burgos bien churruscada. A ver, que levante la mano quien se sienta idendificad@

Y es que estamos casi todos igual. Qué año de pena, esto de tener un blog gastronómico es mal negocio para las caderas. Pero y lo bien que nos lo pasamos dándole a la mandíbula…

Aunque tarde o temprano llega el correctivo, que suele ser cuando dejas de soportarte a ti misma frente al espejo, y cuando empiezas a gritar ¡NOOOO! cuando alguien pretende hacerte una foto. Aaaay, la foto… Así, intentas hacer la tortuga (ahí, bien adelantada la mandíbula para que no se note la papada), te medio escondes detrás de la gente, y te inventas excusas de todo tipo para no salir en esa dichosa foto: es que tengo el pelo sucio, es que he dormido mal y no quiero salir con estas ojeras, es que no tengo ningún interés en hacerme una foto con Darío Barrio a un lado y Jordi Cruz al otro… Ya. El cuento me lo sé muy bien, igual que muchos de vosotros. Así que llega un momento en que una decide tomar las riendas de su voluntad y plantarse ante la báscula, con mayor o menor empeño, pero por lo menos lo intenta.

Y claro, una empieza muy animada con el pollo y la lechuga, pero llega un momento en que ves un filete de pollo y se te pone la piel de gallina. Y es que las dietas, si no se planifican, son muuuuuyyyyy aburridas! Se sufre más de aburrimiento que de inanición, por lo que hay que estrujarse un poco la neurona e intentar poner en la mesa algunas soluciones apañadas y resultonas, para alegrar un poco el tránsito por este valle de lágrimas que es el desolador viaje del régimen.

Y en estas, que me acuerdo de una trucha que preparé una vez y que, ¡milagro! apunté los ingredientes con los que preparé la mezcla de especias. Es una receta para nivel preescolar, que está lista en el tiempo en que algunos tardan en fumarse un cigarro (yo lo dejé en enero, y sufrimiento cero), y que hace que la trucha coja una vidilla muy interesante. Así sí. Así las cosas son más divertidas. Es que el papillote y el escalfado ya me matan. Un poquito de rock&roll, no?

Ingredientes

  • 1 cucharada de pimentón
  • 2 cucharaditas de mostaza seca en polvo
  • 1 cucharadita de comino en polvo
  • 1 cucharadita de cayena en polvo
  • 1 cucharadita de pimienta negra
  • 1 cucharadita de pimienta blanca
  • 1 cucharadita de tomillo seco
  • 1 cucharadita de sal extra fina
  • Mantequilla

Elaboración

Derrite un buen pegote de mantequilla en el microondas.

Pon una plancha de fondo grueso a fuego fuerte.

Lava el lomo de trucha y sécalo bien con papel de cocina. Con el lado de la piel hacia arriba, pincélalo con la mantequilla derretida, y espolvoréalo de la mezcla de especias ayudándote de un colador (pon la mezcla en el colador y da golpecitos sobre la trucha, para que caiga una fina lluvia de especias que recubra toda la superficie).

Cuando la plancha esté bien caliente, pon en ella la trucha con la piel hacia abajo, y presiona unos segundos. Verás cómo encoge ligeramente.

Mientras se hace por ese lado (un par de minutos), pincela la otra cara de la trucha y vuelve a cubrir con especias. Dale la vuelta y termina de hacer, otros dos minutos más o menos, en función del grosor del pescado.

Sirve en un plato, y vierte por encima un par de cucharaditas de mantequilla derretida.

Nota: Tendrás que poner el extractor de humo o abrir la ventana, porque genera mucho humo. Pero el resultado es delicioso, merece la pena!

Te sobrará seguramente mezcla de especias para otra ocasión. Guarda el sobrante en un recipiente hermético pequeño, se conservará durante meses.

Anuncios

Sopa de trucha de Acibechería

Sopa de trucha

Hoy estreno sección, compartida con un grupo de amigas, decididas a apropiarnos de esas recetas que tanto nos gustan de ellas y publicarlas en nuestros blogs, tanto para tenerlas muy presentes, como para que aquellos que no las conozcan puedan conocer a estas fantásticas mujeres y las cosas tan maravillosas que cocinan.

Y hoy, en mi primera visita a blogs de mis amigas, me quedo con Marga, de Acibechería, que hace las empanadas más deliciosas del mundo, y que además tiene un blog repleto de recetones que quitan el hipo, y que os recomiendo encarecidamente que visitéis, sobre todo si os gusta el pescado, pues tiene muchísimas recetas maravillosas con todo tipo de preparaciones.

Hace unos días disfruté de una estupenda comida canaria con varias amigas blogueras. Y recuerdo cómo Marga comentaba cómo hay veces que cuando iniciamos un blog, empezamos escribiendo nuestras mejores recetas, con toda la ilusión del mundo, pero que al no tener seguidores, esas recetas se quedan en el olvido y es conveniente rescatarlas cuando ya tienes un cierto número de personas que siguen tus publicaciones, de modo que la gente pueda conocer tus platos estrella y disfrutar con ellos tanto como lo hacen tus amigos y familia.

Y como ejemplo, puso el de su receta de la sopa de trucha, uno de los platos estrella de su repertorio culinario, y que al haberla publicado tan al principio no tuvo ni un solo comentario. Y yo me quedé con las ganas de probar esa sopa de trucha, que como veréis más abajo, es no sólo barata, sino sencillísima de preparar, cosa que estoy deseando hacer en cuanto se vayan los calores, que ya tengo ganas de fresquito y de platos contundentes y de cuchara. Os dejo con ella, y ya me contaréis:

Ingredientes:

  • 1 trucha
  • ½ cebolla
  • 1 ramita de perejil
  • 1 hoja de laurel
  • un chorrito de aceite
  • 50ml de tomate frito (mejor natural)
  • 50ml de vino blanco
  • 1 huevo cocido y picado
  • 1/2 litro de agua
  • sal
  • 1 rodaja de pan de barra o de molde

Preparación:

Poner a hervir el agua con la sal, la cebolla, el laurel, el perejil y el chorrito de aceite. Dejar cocer unos 10′.

Ahora añadir la trucha bien limpia y entera. Dejar cocer todo junto otros 3′ ó 4′.

Sacar la trucha, limpiar bien de piel y espinas y desmenuzar la carne.

Colar el caldo de cocción y añadir el tomate frito, el vino y dejar cocer unos 5 minutos.

Añadir el huevo duro picadito y la carne de la trucha, no es necesario cocer más, rectificar de sal si fuera necesario.

Freír el pan picado en costroncitos pequeños y añadir a la sopa.

Servir caliente.

Con estas cantidades pueden comer dos-tres personas y el coste total no supera los 3€.

Es tan sencilla que no hay truco, ni siquiera una recomendación especial.

¿A que es una receta apetecible? Pues así lo serán todas las que encuentres en mis visitas a blogs amigos, una forma de dar a conocer esas “perlas” que tanto nos gusta descubrir e incorporar a nuestro recetario doméstico.

En el proyecto “En casa de mis amigas” participan los siguientes blogs:
Acibechería
Casa Tere
Food Morning
Cocina y Aficiones
Viajes y Recetas
La cocina de Mar
La cajita de nieveselena

Te animo a visitarlos todos!!