Tallarines a la provenzal

Tallarines a la provenzalA veces los platos sencillos de pasta son los que más me gustan. Tomate, albahaca y berenjenas son unos ingredientes simples, baratos, y fáciles de conseguir en la tienda de la esquina, y bien combinados pueden hacer maravillas.

Cuando voy con prisa, suelo echar mano de recetas como ésta. Siempre tengo un trozo de parmesano en casa y abundancia de tomates, y según la temporada, suelo tener también berenjenas o calabacines. Y ahora que ha vuelto el sol, volveré a cultivar albahaca, que es una de esas plantas que consumo cada vez más, porque me apasiona el toque fresco y mediterráneo que aporta a todo.

Ingredientes (4 personas)

  • 2 kg de tomates pera frescos
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • 2 berenjenas
  • 500 g de tallarines
  • Un puñado de hojas de albahaca, mejor cuanto más pequeñas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • Parmesano recién rallado

Elaboración

Con la punta de un cuchillo, haz un corte poco profundo en forma de cruz en la base de los tomates, y sumérgelos en agua hirviendo durante unos 20 segundos. Sácalos con una espumadera y pélalos a partir del corte de la base. Si la piel no sale bien, vuelve a meterlos en el agua unos segundos más, hasta que veas que la piel sale fácilmente. Córtalos en cuartos y retira el corazón. Reserva.

Pela y pica finamente las cebollas. Pela y pica los ajos. Pon un chorro de aceite a calentar en una cazuela, y añade la cebolla. Deja pochar hasta que esté tierna, e incorpora el ajo, dejando sofreír dos o tres minutos. A continuación añade el tomate, sazona, tapa la cazuela, y deja cocer a fuego lento media hora.

Mientras, corta las berenjenas en lonchas de entre 1 y 1’5 cm. Sazónalas y ponlas a escurrir con algo de peso encima (puedes ponerlas en un colador y encima colocar una bolsa llena de agua. Cuando el tomate esté listo, enjuágalas y sécalas con papel de cocina. Córtalas en bastones gruesos.

Echa un buen chorro de aceite de oliva en una sartén y cuando esté bien caliente, fríe las berenjenas, dándoles la vuelta de vez en cuando, hasta que estén doradas. Retira y deja escurrir en papel de cocina.

Pon agua a hervir con abundante sal en una cazuela grande. Añade los macarrones y cuécelos a fuego vivo hasta que estén al dente, o lleguen al punto que a ti te guste. Escurre entonces la pasta, devuélvela a la cazuela, y vierte sobre ella la salsa de tomate y las berenjenas. Remueve cuidadosamente, sirve la pasta en platos (a ser posible calientes), y reparte por encima las hojas de albahaca y el parmesano rallado. Listo!

Anuncios

Musaka

MusakaEsta es una receta que tenía en mi cuaderno de recetas desde hace muchísimos años y que tras una época de hacerla con frecuencia, quedó en el olvido. Y ayer por la mañana, con dos hermosas berenjenas en mi nevera, decidí que era hora de rescatarla, así que me fui al súper de la esquina (tengo la maravillosa suerte de que abre todos los días del año) y compré la carne picada (eso sí, de añojo, aunque la receta original es con carne de cordero. A un súper sin carnicería no se le pueden pedir grandes cosas) y una bolsa de queso rallado para gratinar.

Antes la hacía friendo las berenjenas, con lo que se convertía en un plato más calórico de la cuenta, pues las berenjenas son como esponjas y absorben muchísimo aceite. Ahora, simplemente pincelándolas con un poco de aceite y poniéndolas sobre una sartén caliente, se reduce muchísimo el contenido graso del plato. Igualmente, si usas leche desnatada o semidesnatada, ayudarás a aligerar calorías, consiguiendo un plato igualmente sabroso.

Puedes preparar la salsa de carne el día antes, e incluso varios días antes y congelarla, de modo que el día que vayas a hacer el plato simplemente tengas que preparar la bechamel mientras pasas por la sartén las berenjenas. O incluso hacer el doble de cantidad, ya puestos, y congelar la mitad para otra ocasión.

Ingredientes (6 personas)

  • 1 ½ cebollas picadas
  • 2 dientes de ajo picados
  • 750 gr. de carne picada (cordero en la receta original, pero se puede hacer con ternera, o con mezcla de ternera y cerdo)
  • 200 ml de vino tinto
  • 400 gr de puré de tomate o tomate frito
  • ¼ cucharadita de canela
  • un pellizco de orégano y tomillo
  • 2 berenjenas grandes
  • 150 gr de queso rallado
  • 50 gr de mantequilla
  • 50 gr de harina
  • 750 ml de leche
  • 1 huevo
  • Aceite, sal y pimienta

Elaboración

Calentar unas 4 cucharadas de aceite de oliva en una olla o sartén grande. Añadir las cebollas y el ajo, sazonar y sofreír hasta que se ablanden y se doren ligeramente.

Subir un poco el fuego, añadir la carne salpimentada y saltearla hasta que se dore.

Verter el vino y dejar hervir hasta que se evapore,  y entonces añadir el puré de tomate, la canela, y el orégano y tomillo. Cocer a fuego lento durante 30-35 minutos, removiendo de vez en cuando. A media cocción probar para comprobar el punto de sal y de canela. Debe tener un ligero aroma a canela, pero no demasiado, porque una vez terminado el plato este sabor se intensifica.

Mientras tanto, cortar las berenjenas en rodajas de algo menos de un centímetro. Rociarlas con aceite en spray, o pintarlas con un pincel, y sazonarlas.

Calentar una sartén a fuego fuerte y hacer las berenjenas por tandas, hasta que estén doradas por ambas caras.

Precalentar el horno a 200ºC.

Calentar la leche 3 minutos y medio en el microondas.

Hacer una bechamel: derretir la mantequilla en una cazuela o sartén antiadherente, añadir la harina y remover bien para que se integre perfectamente con la mantequilla. Dejar cocer a fuego medio un par de minutos para que se cocine la harina.

Ir añadiendo la leche, muy poco a poco (un cazo cada vez), removiendo bien hasta integrarla por completo antes de añadir el siguiente cazo. Cuando esté toda la leche incorporada, sazonar y añadir la mitad del queso rallado, y dejar cocer a fuego lento durante 8-10 minutos, sin dejar de remover.

Retirar del fuego, dejar enfriar un poco, y añadir el huevo batido, removiendo bien para incorporarlo por completo.

En una fuente de horno, espolvorear un poco de pan rallado, y disponer un tercio de las berenjenas en una capa.

Sobre ellas, extender la mitad de la salsa de carne, distribuyendo bien para formar una capa uniforme.

A continuación, extender un tercio de la bechamel.

Repetir las tres capas, y cubrir con la última capa de berenjenas. Acabar con una capa de bechamel, bien extendida, y sobre ella espolvorear con pan rallado y el resto del queso rallado.

Hornear durante 35 minutos, hasta que la superficie se dore y burbujee.

Dejar reposar 5 minutos antes de servir, y servir con una ensalada verde.