Chutney de tomate. En casa de mis amigas

Chutney de tomateVolvemos un mes más con una visita a una de mis amigas. Esta vez me he dado un salto a la casa de Mar, en cuya cocina se guisan recetas sencillas y sabrosas al alcance de todos, con muchísimo sentido práctico, y adaptadas a los ritmos de hoy en día. Alguna que otra receta le he birlado, de esas que haces en un momento y con un resultado espectacular, y hoy no me he podido aguantar y os he traído esta receta de chutney de tomate. He de reconocer que nunca he hecho un chutney, en casa no somos muy aficionados a las salsas dulces, pero sí que es cierto que tienen su cosa, y éste me ha parecido particularmente interesante.

Así que os transcribo a continuación la receta de Mar, a ver si os parece tan sencilla y atractiva como me lo ha parecido a mí. ¡Que aproveche!

Chutney de tomate de La Cocina de Mar

Llevo intentando publicar un par de entradas desde Navidad y no llega nunca el momento, ya sabéis cómo voy últimamente. Pero he vuelto a hacer este estupendo chutney y, claro, ya no lo podía dejar. Lo descubrí después de la quedada de Madrid el pasado mes de noviembre. Nuestra amiga Yolanda de “Cocido de Sopa” nos preparó unos muffins que llevaban este chutney. Me sorprendió el sabor y no dudé ningún momento en ponerme manos a la obra…..ahí va la receta, ya veréis qué sencilla.

Ingredientes (Para un kilo de tomates maduros)

  • 250 grs de azúcar moreno
  • 150 ml de vinagre balsámico de Módena
  • 1 cucharadita de pimientas variadas
  • 50 ml de aceite de oliva

Chutney de tomatePreparación:

Primero escaldamos los tomates en agua hirviendo, un par de minutos, haciéndoles una cruz en la base con un cuchillo, para pelarlos con facilidad o los pelamos con un pelapatatas que también se quita única y exclusivamente la piel (yo suelo hacerlo así porque no tardo nada…ya tengo bastante maña). Los cortamos en cuartos y quitamos las pepitas y el jugo que suelten. Picamos muy pequeño y reservamos.

Calentamos el aceite en una cazuela y echamos los tomates, salamos y los dejamos cocer a fuego muy lento hasta que se haya evaporado todo el jugo, removiendo de vez en cuando. Entonces añadimos el resto de los ingredientes, ponemos el fuego fuerte pero cuando empiece a hervir se pone otra vez muy lento y dejamos cocer hasta que haya desaparecido el líquido casi en su totalidad. Dice Yolanda que son unos 45 o 60 minutos pero yo estuve vigilando y no tome tiempos….

Como las mermeladas, parece que va a quedar líquido pero cuando enfríe se espesa. Se puede hacer más cantidad y conservar haciendo vacio en tarros de cristal. Para un regalo es genial.

Chutney de tomate******************************************************************************************************

Bueno, pues hasta aquí tenéis esta fantástica receta que espero que os haya gustado, y si no conocíais el blog  os recomiendo que os paséis a visitarlo porque no tiene desperdicio.
En el proyecto “En casa de mis amigas” participan los siguientes blogs:
Anuncios

Cangrejos de río con salsa “Cojonuda”

Cangrejos de ríoSe acabaron las vacaciones, y para levantar un poco el ánimo y volver a los fogones y al blog, el otro día decidí hacer unos cangrejos de río, que hacía ya años que no los comía. Allí estaban, en la caja de la pescadería, saltando alegremente sin sospechar su triste final…

Y me tenéis que perdonar por lo de Cojonuda, pero es que cuando mi marido (que se estira bien poco con los cumplidos en la mesa, y si algo le gusta, como mucho dice que es “gracioso”) exclamó al probarla ¡¡¡Esta salsa es cojonuda!!!, tuve bien claro que no sólo los espárragos pueden tener este nombre, sino también las salsas.

Para los que no hayáis comido nunca cangrejos de río, deciros que este plato es más chupeteo que otra cosa. Están buenos, pero no son como nuestro marisco, así que lo suyo es hacer una salsa suculenta para que el personal se lo pase pipa chupando y mojando pan. Y os aseguro que por lo barato que sale (entre 4 y 5 euros/kilo, y entran más o menos los necesarios para cuatro personas) y lo fácil y rápido que es de cocinar, merece la pena hacerlos de vez en cuando. ¡Diversión asegurada!

Ingredientes para 4 personas

  • 8/10 cangrejos por persona
  • 1 cebolla grande
  • 1 guindilla
  • 1 cucharada de pimentón dulce
  • 1 cucharada de harina
  • 1 hoja de laurel
  • 2 dientes de ajo
  • 500 gr de pulpa de tomate rallado (reservar el jugo)
  • 1 copita de coñac
  • Aceite de oliva y sal

Elaboración

Limpiar bien los cangrejos, dejándolos en remojo con agua unas horas, y cambiando el agua hasta que salga totalmente limpia.

Justo antes de cocinarlos, habrá que caparlos para que los intestinos no amarguen. Esta es la parte chunga, porque hay que hacerlo con el bicho vivo, pero desde que vi al joven concursante Fabián tratar de matar a cinco langostas en la primera edición de Master Chef metiéndoles el cuchillo por la articulación entre la cabeza y el tronco (supongo que intentaba hacer una especie de garrote vil, o asumía que las langostas tienen bulbo raquídeo, pero los bichos se retorcían los pobres que daba grima verlos), creo que me he insensibilizado bastante.

Una vez que has capado a todos los cangrejos, pones un chorrito de aceite en una sartén, y cuando esté caliente, echas los bichos. Entonces es cuando empieza la juerga de verdad, con todos bailando break dance en la sartén, pero en este punto lo que queremos es que se mueran ya de una vez y poder quitarnos de encima el remordimiento de conciencia. Cuando empiezan a ponerse rojos por abajo, se les da la vuelta, y cuando se empiezan a colorear por el otro lado se les echa el coñac, se dejan unos minutos al fuego (poco tiempo, pues luego se terminan de hacer cuando se les añade la salsa), y se reservan.

Por otra parte, en una sartén con un poco de aceite, se sofríe la cebolla cortada muy fina con los ajos.

Cuando está todo bien blandito y empezando a dorarse, se añade la guindilla desmenuzada y la harina, removiendo bien para que no haga grumos y dejando que la harina se cocine un poco.

Se incorpora entonces el pimentón (mejor fuera del fuego, para que no se queme), el laurel, y el tomate rallado. Se riega el sofrito con un poco del jugo que hemos reservado al rallar los tomates, se sazona, y se deja a fuego bajo hasta que la salsa tome consistencia.

Se pasa la salsa por la batidora o Thermomix, y si ha quedado muy espesa se le añade un poco más de jugo de tomate o de agua, y se vierte toda la salsa sobre los cangrejos, dejando cocer a fuego lento unos diez minutos (yo retiro algo del coñac antes de añadir la salsa, pero hay a quien le gusta apreciar mucho el sabor del licor).

Servir bien calientes, regados con la salsa, y suministrar mucho pan. Pero que mucho….

Salsa pesto con Thermomix

Tagliatelle al pestoHay platos que me transportan automáticamente al verano. Por su textura, o su aroma… apenas me acuerdo de ellos en invierno, pero cuando llega el verano siento la pulsión de prepararlos. ¿No os pasa eso con la albahaca? En verano siempre procuro tenerla en casa, y cada vez más, la incorporo a nuevas preparaciones, pues su sabor me apasiona, aunque aún no he conseguido cultivarla, pero todo llegará.

Y uno de esos platos veraniegos es cualquier pasta con salsa pesto. La mezcla de albahaca, queso, aceite y piñones es brutal, un caballo ganador, y además se hace en diez minutos y te deja todo el día para irte a la playa o piscina y olvidarte de los calores en la cocina. Porque la mía, de momento, aire acondicionado no tiene!

 

Ingredientes:

  • 60gr de parmesano
  • 50gr de albahaca fresca
  • 1 diente de ajo
  • 50gr de piñones
  • 160gr de aceite virgen extra
  • Sal

 

Preparación en Thermomix:
Con el vaso seco, trocear el queso y rallarlo pulsando Turbo varias veces, o unos segundos en velocidad 10.

Cuando esté totalmente rallado, añadir los piñones, la albahaca y el ajo, y programar 15 segundos, velocidad progresiva 5-7-9.

Verter poco a poco el aceite a velocidad 5, con el cubilete puesto, de forma que caiga un suave hilo que vaya emulsionándose. Añadir sal, si fuera necesario, aunque el parmesano aporta suficiente sal y sabor.

Sacar y reservar en un bol.

Una vez cocida la pasta, verter la salsa por encima, remover bien, y comer inmediatamente.