Tallarines a la provenzal

Tallarines a la provenzalA veces los platos sencillos de pasta son los que más me gustan. Tomate, albahaca y berenjenas son unos ingredientes simples, baratos, y fáciles de conseguir en la tienda de la esquina, y bien combinados pueden hacer maravillas.

Cuando voy con prisa, suelo echar mano de recetas como ésta. Siempre tengo un trozo de parmesano en casa y abundancia de tomates, y según la temporada, suelo tener también berenjenas o calabacines. Y ahora que ha vuelto el sol, volveré a cultivar albahaca, que es una de esas plantas que consumo cada vez más, porque me apasiona el toque fresco y mediterráneo que aporta a todo.

Ingredientes (4 personas)

  • 2 kg de tomates pera frescos
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • 2 berenjenas
  • 500 g de tallarines
  • Un puñado de hojas de albahaca, mejor cuanto más pequeñas
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • Parmesano recién rallado

Elaboración

Con la punta de un cuchillo, haz un corte poco profundo en forma de cruz en la base de los tomates, y sumérgelos en agua hirviendo durante unos 20 segundos. Sácalos con una espumadera y pélalos a partir del corte de la base. Si la piel no sale bien, vuelve a meterlos en el agua unos segundos más, hasta que veas que la piel sale fácilmente. Córtalos en cuartos y retira el corazón. Reserva.

Pela y pica finamente las cebollas. Pela y pica los ajos. Pon un chorro de aceite a calentar en una cazuela, y añade la cebolla. Deja pochar hasta que esté tierna, e incorpora el ajo, dejando sofreír dos o tres minutos. A continuación añade el tomate, sazona, tapa la cazuela, y deja cocer a fuego lento media hora.

Mientras, corta las berenjenas en lonchas de entre 1 y 1’5 cm. Sazónalas y ponlas a escurrir con algo de peso encima (puedes ponerlas en un colador y encima colocar una bolsa llena de agua. Cuando el tomate esté listo, enjuágalas y sécalas con papel de cocina. Córtalas en bastones gruesos.

Echa un buen chorro de aceite de oliva en una sartén y cuando esté bien caliente, fríe las berenjenas, dándoles la vuelta de vez en cuando, hasta que estén doradas. Retira y deja escurrir en papel de cocina.

Pon agua a hervir con abundante sal en una cazuela grande. Añade los macarrones y cuécelos a fuego vivo hasta que estén al dente, o lleguen al punto que a ti te guste. Escurre entonces la pasta, devuélvela a la cazuela, y vierte sobre ella la salsa de tomate y las berenjenas. Remueve cuidadosamente, sirve la pasta en platos (a ser posible calientes), y reparte por encima las hojas de albahaca y el parmesano rallado. Listo!

Anuncios

Tallarines con brécol

Tallarines con brécolEsta es una sencilla receta sacada del libro Cuchara de plata. Se prepara en poco tiempo, y es una forma sencillísima de comer una verdura que no suele gustar a mucha gente, sobre todo a los niños. Mezclada con el resto de ingredientes, y pasado todo por la trituradora, queda una crema de gusto muy suave que no recuerda apenas el sabor de la verdura.

Ingredientes

  • 650 gr de brécol congelado
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 35 gr de mantequilla
  • 1 cebolla grande picada
  • 6 cucharadas de nata espesa
  • 500 gr de tallarines
  • 40 gr de parmesano rallado
  • Sal y pimienta

Elaboración

Cuece el brécol en agua hirviendo con sal 10 minutos.

Calienta el aceite y la mantequilla en una sartén, echa la cebolla y póchala a fuego lento, removiendo de vez en cuando, hasta que quede tierna.

Escurre bien el brécol, échalo en la sartén y remueve bien.

Incorpora la nata y cuece todo a fuego lento 10 minutos.

Pasa la mezcla al robot de cocina y tritúrala. Salpimenta.

Mientras, cuece la pasta al dente en una olla con abundante agua hirviendo y sal.

Cuando esté lista, escurre la pasta y mézclala con la salsa de nata y brécol. Esparce el parmesano y sírvelo.

Tallarines a la amatriciana

Tallarines a la amatricianaLa pasta es uno de esos terrenos en los que no me he aventurado demasiado, lo reconozco. Me pasa como a Carmen de Recetas de Tía Alia, y a Yolanda de Cocido de Sopa, que se han propuesto resolver la cuestión haciendo cada mes una receta nueva de pasta, y que publicarán todos los días 11. Yo estoy por ver si me sumo a su iniciativa, pero de momento, y como no sé si voy a poder ser tan regular publicando como ellas, dejo aquí esta receta clásica que hice hace unos días, facilísima, barata y deliciosa, con un puntillo picante muy agradable, y que desde ya incorporo a mi recetario porque lo tiene todo para convertirse en un plato habitual en mi casa.

La salsa amatriciana proviene de la ciudad de Amatrice, en la región italiana del Lazio, y ha sido declarada producto agroalimentario tradicional del Lazio. Es una salsa muy apreciada por los actuales romanos, que la adoptaron de los pastores amatricianos, los cuales durante el período estival se trasladaban frecuentemente a Roma para vender sus productos lácteos (especialmente quesos) y carnes ovinas y porcinas. Hoy en día, se usa generalmente para condimentar espagueti, bucattini, gnocchi y tallarines.

Ingredientes (4 personas)

  • 1 kg de tomates maduros
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 150 gr de panceta en dados
  • 1 cebolla muy picada
  • 1 tallo de apio muy picado
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1 guindilla roja sin semillas muy picada
  • Sal y pimienta negra recién molida
  • Queso pecorino, o queso de Mahón o parmesano
  • 500 gr de tallarines secos o 700 gr de frescos

Elaboración

Hacer un corte en forma de cruz en la base de los tomates, y sumergirlos por tandas en agua hirviendo 30 segundos, hasta que la piel empiece a abrirse. Escurrirlos, dejar enfriar un poco, pelarlos y trocearlos.

Calentar el aceite en una cacerola antiadherente a fuego moderado y freír la panceta 2-3 minutos, o hasta que empiece a dorarse. Retirarla con una espumadera, dejando la grasa en el recipiente, y pasarla a un plato pequeño. Bajar el fuego.

Añadir a la cazuela la cebolla y el apio, y freírlos 5-6 minutos o hasta que se ablanden. Incorporar el ajo y la guindilla, remover y freír un minuto. Agregar los tomates troceados y salpimentar al gusto. Cocer a fuego bajo, removiendo de vez en cuando, durante 15 minutos o hasta que la salsa se reduzca y espese.

Mientras, cocer la pasta en agua salada hirviendo, el tiempo que indique el fabricante. Cuando esté al dente, pasarla a un escurridor y escurrirla bien.

Devolver la pasta a la cacerola, agregar la panceta e incorporar la salsa. Remover suavemente, sazonar al gusto con sal y pimienta negra recién molida, espolvorear con pecorino recién rallado y servir.

Notas: si no se tienen tomates maduros, se pueden usar dos latas de 400 gr de tomates pera en su jugo. Probar la salsa después de hacerla, y si necesita más condimento, añadir una cucharada de tomate concentrado o de pasta de tomates secos.

Si no encuentras queso pecorino, puedes usar queso de Mahón, o un buen queso curado de oveja. El pecorino es parecido al parmesano, pero más picante, por lo que seguro que tienes muchas alternativas válidas.