Descubriendo Cáceres. Otra experiencia Gastronómadas

Vista de CáceresVista de Cáceres. Foto: Ayuntamiento de Cáceres

Cáceres es probablemente una de las capitales de provincia española que más me emocionan. Hace años que no iba, pero en mi recuerdo perduraba la imagen de su sorprendente casco histórico, repleto de murallas, torres y almenas, con la Historia tan presente. Una tierra cuna de conquistadores, que recibió el título de Ciudad en 1882, de manos del rey Alfonso XII, y que a su paso por ella, sientes el peso de los siglos, te transportas a épocas pasadas, y casi puedes ver a nobles con capa y espada caminando por sus callejas.

¿Qué viene a vuestra mente cuando pensáis en Cáceres? Imagino que visualizáis una ciudad antigua, tradicional y un poco anclada en el pasado, con su impresionante casco antiguo y su magnífica Plaza Mayor, rodeada de palacios y casas señoriales, con un laberinto de callejuelas plagadas de iglesias y fachadas con escudos y blasones…

¿Y cómo imagináis su gastronomía? Supongo que se os viene a la cabeza las migas y el zorongollo, el pimentón de la Vera, la torta del Casar, el cordero y el cochinillo fritos, las perrunillas, los pestiños y las flores con miel. Cocina de caza, pastoril y conventual.

Pues no. Más bien sí y no. Cáceres es todo lo anterior, y mucho más. No es esa ciudad anclada en el pasado, aunque sepa conservar a la perfección su legado histórico. Alberga ferias de arte tan importantes como la de Foro Sur, y acoge numerosas galerías de artistas de vanguardia, además de celebrar uno de los festivales de música y arte más conocidos, el WOMAD.

Y en cuanto a gastronomía, no todas las ciudades pueden presumir de contar con un restaurante con dos estrellas Michelin, como Atrio, ni de tener una oferta cada vez más renovada en la que jóvenes chefs dan un giro a las recetas tradicionales en una cocina original y en ocasiones audaz.

Esto quedó patente en mi reciente visita a la ciudad de la mano de Gastronómadas y del Patronato de Turismo de la Diputación de Cáceres, una combinación excelente de esfuerzos e intenciones que consiguió reunir el pasado 9 de noviembre a 30 amantes de la gastronomía, con la finalidad de conocer la oferta gastronómica y cultural de la ciudad.

Y aunque la cita era el día 9, muchos de nosotros pasamos allí la noche anterior, y comenzamos la exploración gastronómica haciendo parada en La Minerva, un espacio moderno enclavado en plena Plaza Mayor, con una magnífica terraza en la que se pueden degustar interesantes tapas, y un animado comedor, con una agradable decoración contemporánea, en el que se sirve cocina extremeña creativa. Una opción francamente recomendable en una visita a Cáceres.

La Minerva CáceresPero el auténtico motivo de nuestro viaje era lo que íbamos a disfrutar al día siguiente en el restaurante El Corregidor (Moret 7, 927 216 109). De la mano de su chef, Francis Refolio, un joven emprendedor y excelente comunicador, disfrutamos en primer lugar de un auténtico show cooking en el que, trabajando con productos de la tierra (principalmente setas y caza), aprendimos cómo seleccionar correctamente boletus y amanitas cesáreas, cómo limpiarlos y prepararlos, y cómo hacer un carpaccio delicado y aromático. Se trabajó también con la perdiz, que preparó al modo de Alcántara, una receta tradicional donde las haya, así como con chocolate. Disfrutamos también de una ensalada de solomillo de jabalí con zorongollo y aliño de escabeche, y de un salteado de espárragos con níscalos y boletus que no soy capaz de describir porque me quedaría muy, pero que muy corta en alabanzas. De postre, repápalos con helado de torta del Casar. Un auténtico lujo esta experiencia.

Francis RefolioTambién conocimos a Severiano Fernández, propietario de la marca de cervezas artesanales Sevebrau, que nos presentó sus dos joyas de la corona: “Gusti” Export Lager y “Castúa” Pale Ale. No hace falta decir que fueron degustadas con alborozo, y que en ellas pudimos apreciar el auténtico sabor de antaño, que Seve se preocupa de preservar, y que es el signo de distinción de sus cervezas.

Tras las oportunas degustaciones, pasamos a la mesa deseosos de conocer el menú sorpresa que Refolio nos tenía preparado. Tan sorpresa que ni siquiera se comunicó su contenido a los medios ni a los propios organizadores del evento. Y poco a poco fuimos descubriendo platos de lo más interesantes: un aperitivo de paté de patatera sociable, (creación de Refolio para evitar que los efluvios del ajo contenido en la patatera echen por tierra las conversaciones de sobremesa), degustación del aceite Jacoliva, jabalí con zorongollo y vinagreta de escabeche, crema de boletus sobre foie, cochinilla (un pez, algo parecido al bacalao negro) con parmentier de calabaza y amanita cesárea, ciervo estofado con níscalos y senderuelas. Para terminar con un postre a base de serradura -postre portugués-, biscuit de higo y helado de Torta del Casar.

Restaurante El Corregidor, CáceresEspléndida comida en maravillosa compañía, pero quedaba aún la otra parte importante: la visita al casco antiguo de Cáceres, aderezada por las historias y peripecias de Lucas, el recitador de romances, y Maese Diego, el ciego más pícaro intramuros, componentes ambos de Cuenta trovas de Cordel, en lo que fue una de las más divertidas visitas turísticas que jamás haya hecho. Dos actores como la copa de un pino que nos contaron historias y leyendas de la ciudad, haciéndonos volar con la imaginación al pasado, y poniendo en apuros a alguna que otra damisela de las que componían nuestro grupo.

Cuenta Trovas de CordelFinalizamos el recorrido con una parada en Abacería, la magnífica tienda de productos extremeños donde muchos pudimos adquirir excelentes vinos y aceites (lástima que no hubiera stock de patatera sociable).

Me gustaría agradecer al Ateneo de Cáceres por el obsequio que nos hicieron (libros y biografías sobre Cáceres y personajes ilustres), a Vega Cáceres y Abacería, por las distintas variedades de pimentón de la Vera con las que nos fuimos pertrechados, al Patronato de Turismo de Cáceres, y a Rafa Prades, alma mater de Gastronómadas junto con Elena Pozueta, gracias al cual podemos vivir estas experiencias maravillosas y recorrer la geografía y gastronomía del país.

Y por supuesto, gracias a Francis Refolio y a su equipo, que nos hicieron disfrutar de una comida memorable en una ciudad de ensueño.

Gastronómadas Cáceres

Anuncios

Gastronómadas Ciudad Real

Gastronómadas Ciudad Real

Foto: Valentín Domínguez Cerrillo

Vale, entono el mea culpa porque se me cae la cara de vergüenza de lo que he tardado en escribir este post. No es de recibo dejar que pasen dos semanas desde la asistencia a un evento, pero en mi defensa he de decir que me he visto envuelta en la preparación de otro evento gastronómico (Saborea Puerto Venecia, en Zaragoza) muuuuy tocho, y que me ha consumido hasta el último minuto disponible de estos días.

Pero he decidido que de hoy no pasa. Ya está bien que el trabajo me absorba tanto, y ya está bien de quedarme hasta las tantas. Hoy publico mi post de Gastronómadas Ciudad Real.

Y la verdad es que aunque ya se ha dicho todo, yo quiero apuntar que aún me dura el buen sabor de boca. No sólo por la deliciosa comida que pudimos disfrutar en Miami Park, regada con vinos de Bodegas Corcovo, y con la guinda puesta por Hazteungintonic.com, sino porque siempre que voy a un encuentro de bloggers vuelvo a casa con cara de tontita feliz. Y es que eso de sentirme entre bichos de mi misma especie aún me conmueve, pues hasta hace poco me sentía casi como un habitante en un planeta extraño.

Lo de estar con un montón de gente que habla de comida sin medida (recetas, restaurantes, experiencias, viajes gastronómicos…) es para mi la auténtica gran experiencia. Más allá incluso de la propia degustación gastronómica. El amor por la comida y por la cocina es muy fácilmente compartible, y me vi en medio de un montón de gente que, salvo Rafa Prades, no me conocían de nada y me saludaron y hablaron como si me conocieran de toda la vida. Y pasé el día entre bloggers que conocía a través de las redes sociales, y otros que descubrí allí mismo. Sin parar de hablar, de fotografiar, de tuitear y de wasapear. Porque los adminículos tecnológicos son la auténtica herramienta de trabajo de un bloguero, más allá de los cazos y sartenes. La necesidad de compartir la experiencia gastronómica es el común denominador de esta raza en expansión, y yo pude formar parte el otro día de la rama trashumante de la misma.

Y dicho esto, mi día empezó con un muy agradable y cortísimo trayecto en tren desde Madrid, y el encuentro en la Plaza Mayor de Ciudad Real con el resto de bloggers. De allí partimos, guiados por Almudena, de Turismo Ciudad Real, a un recorrido por las iglesias de la ciudad (muchas iglesias hay allí, doy fe, pero mereció la pena visitar la Iglesia de San Pedro, donde tuvieron a bien acristianar al ínclito Manu Catman). Almudena es todo un personaje que hizo de la visita algo muy divertido, con explicaciones plagadas de chascarrillos irónicos que desataron unas cuantas carcajadas.

Y tras la visita turística, nos dirigimos a Miami Park (haciendo antes un alto en Miami Gastro, donde las tapas, que no tuvimos tiempo de degustar, tienen un aspecto espectacular), uno de los restaurantes más emblemáticos de la ciudad, cuya cocina dirige ahora José Carlos Macías, hijo del fundador, y al que le fue imposible estar con nosotros aquel día. José Carlos, me hubiera encantado haberte conocido. Hace tiempo que no disfrutaba tanto con una comida, que me pareció sobresaliente, y aprovecho desde aquí para felicitar a tu joven equipo.

No voy a contar de nuevo la historia que ya han relatado muchos de mis compañeros de andanzas ese día. Sólo resumir que Juan Antonio Megía, de Bodegas Corcovo, acompañado de su mujer, Dora, ofreció los vinos con los que disfrutamos la comida (dos blancos, un rosado y dos tintos), entre los que me quedo sí o sí con el Verdejo 24 Barricas 2011, un vino serio, elegante, y muy adecuado para una comida de este calibre.

Y mientras íbamos probando los vinos iban llegando los platos, una sucesión de cinco salados y dos postres, cada cual más delicioso, entre los que me quedo sin dudarlo con el Cordero, ajo y crema de hierbas (tiernísimo, aromático y reconfortante), y con la maravillosa Huerta de Zanahoria, coco y curry, con una presentación muy original y una delicia en cuanto a sabor y textura, que provocó la curiosidad de todos los participantes en cuanto a su método de preparación.

Menú:

  • Ensalada de espárragos, queso manchego y naranja
  • Mozzarella, tomate y anchoa
  • Pisto, huevo y fina lámina de panceta
  • Lámina de bacalao con vinagreta de pochas y trufa
  • Cordero, ajo y crema de hierbas
  • Huerta de zanahoria, coco y curry
  • Chocolate, miel y azafrán

Vinos:

  • Blanco joven Airén 2012
  • Rosado joven Tempranillo 2012
  • Viejo 24 Barricas 2011
  • Corcovo Roble Tempranillo 2012
  • Reserva 2007

La comida transcurrió entre risas, conversaciones y disparos fotográficos, y finalizó con la demostración de Victor Manuel Martin Buitrago, y su masterclass en preparación de gintonics, que obviamente degustamos con alborozo mientras el grupo poco a poco se iba desmembrando con aquellos que tenían que volver a sus ciudades de origen.
No me quiero dejar en el tintero a la colaboración de Ancha Castilla, cuyos responsables, María Jesús y Luis Antonio, nos obsequiaron con una fabulosa caja con productos castellano-manchegos que tienen un aspecto maravilloso y van a caer este fin de semana, si el tiempo lo permite y finalmente puedo estrenar mi flamante barbacoa.

De vuelta a casa, en buena compañía en el tren, aún iba saboreando los buenos momentos, con pena de que hubiese durado tan poco. ¿Dónde nos llevará el próximo encuentro?

Gastronomadas Ciudad Real

Gastrokdd de Gastronómadas en Ciudad Real

Plaza Mayor de Ciudad RealEl próximo sábado 8 de junio se celebra en Ciudad Real la VII GastroKDD de GastroNómadas. Se reunirán en el Restaurante Miami Park del chef José Carlos Macías

GastroNómadas es un evento gastronómico organizado por los blogueros  Elena Pozueta y Rafa Prades. Una idea que surgió a finales del año 2011 con el fin de desvirtualizar a otros blogueros y tuiteros que conocían a través de las redes sociales. Con el paso del tiempo, GastroNómadas se ha convertido en un evento imprescindible dentro del panorama nacional que combina la Gastronomía, el Turismo y la Cultura.

La primera GastroKDD fue en Valencia y desde entonces se han realizado cinco más en las ciudades de Tarragona, Salamanca, Zaragoza, Málaga y Madrid. A estas hay que añadir el evento especial que se realizó en Logroño, Capital Española de la Gastronomía durante el 2012.

El sábado 8 de junio GastroNómadas se celebra por primera vez en la comunidad de Castilla-La Mancha y se ha elegido Ciudad Real como sede de este evento gastronómico.

El programa completo es el siguiente:

  • 11:30. Visita turística a Ciudad Real con la colaboración de la Oficina Turística de la ciudad.
  • 14:30. Comida en el restaurante Miami Park, donde su chef José Carlos Macías Madueño y su equipo prepararán un menú maridado con vinos de la Bodega Corcovo
  • 17:00. Taller de Gin Tonic con la colaboración de Víctor Manuel Martín Buitrago de hazteungintonic.com y Pernod Ricard entre otros.

En esta GastroKDD están colaborando en la organización con GastroNómadas: María Jesús y Luis Antonio de la empresa Ancha Castilla y la bloguera Graci de Pinchos y Canapés

Más información www.gastronomadas.es