Lomo de cerdo a la sal

Lomo a la salVale, lo reconozco, después de las fiestas yo también estoy saturada de cocinar, comer, planificar… Ahora tocan unos días de descanso con cosas sencillitas y agradecidas, así que no me he complicado mucho la vida y me he salido por la tangente con un lomo de cerdo a la sal, que de tan fácil que es, da casi vergüenza de ponerlo en el blog. Pero digo yo que tampoco está de más volver a los básicos de vez en cuando…

Ingredientes

  • Lomo de cerdo (un trozo tan grande como se quiera, lo que sobre se puede congelar)
  • Romero, tomillo, orégano…
  • Pimienta negra
  • Sal gruesa

Elaboración

Precalentamos el horno a 200ºC.

Cogemos una fuente de horno y cubrimos el fondo con sal gruesa.

Colocamos encima el lomo, y lo aderezamos con pimienta negra recién molida y un par de ramas de romero, simplemente puestas por encima. Os recomiendo tener romero en casa, es una planta que “no pide pan” y que aguanta todo el año en una maceta en la terraza o balcón, pero si no tenéis, podéis sustituir perfectamente por romero seco, y por supuesto podéis añadir cualquier otra especia que os guste, como tomillo, orégano, albahaca…

Cubrimos todo con una gruesa capa de sal gruesa. Salpicamos con un poco de agua, o rociamos agua con un pulverizador, y con cuidado presionamos con la palma de las manos para que la sal quede bien compacta.

Horneamos entre 55 y 60 minutos (recomiendo usar siempre un termómetro de horno, ya que a veces hay grandes diferencias de temperatura entre lo que marca un termómetro interior y lo que dice el display del horno).

Lomo a la salSacamos del horno, y dejamos reposar unos minutos para que se enfríe un poco la sal.

Retiramos la sal, y limpiamos bien con papel de cocina para quitar cualquier resto de sal adherido. Ya está listo para filetear y servir con la salsa que más apetezca: manzana, naranja, champiñones…

A mí me encanta guardar en la nevera lo que sobra, y cortarlo muy fino al día siguiente, cuando aún está frío, ya que se corta mejor. Con un poco de salsa tártara salen unos bocatas espectaculares…Bocadillo de lomo con salsa tártara

Anuncios

Manitas de cerdo con jamón y chorizo

Manitas de cerdo con jamón y chorizoLa verdad es que hay bastante gente a la que le da muchísimo reparo comer manos de cerdo. Yo misma no soporto las de cordero, pero he de reconocer que por las de cerdo siento una enorme debilidad. Al contrario de lo que piensa mucha gente, tienen poquísima grasa, y sin embargo tienen mucha vitamina B1. Además, son muy baratas y se pueden preparar de múltiples formas. La carne es tierna y melosa cuando está bien cocida, y para los que nos gusta chupetear huesos, son una auténtica gozada.

Esta receta es una de esas que recuerdo haber comido siempre en casa. A mi madre le siguen saliendo mejor que a mí, lo mismo que sigue teniendo mejor tipo que yo (es lo que tiene mi madre) pero en cualquier caso la receta no falla.

Es importante, eso sí, que las manitas estén limpias y sin pelos. Los pelos se pueden retirar quemándolos, directamente en el quemador si usas cocina a gas, o con un soplete de cocina. Si vas de vitro y el soplete lo dejas para la construcción, la forma más sencilla es simplemente afeitarlas con una maquinilla desechable. Yo siempre tengo una en la cocina para repasar las manitas, aunque he de decir que Javier, mi carnicero de la colonia de Torrelodones, me las da casi inmaculadas. ¡Ole por tí, Javier!

Este es un plato de esos que se agradecen en invierno, con una salsa de las de mojar pan hasta hartarse, y que recomiendo servir simplemente con unas patatas fritas bien calientes. Y a disfrutar…

Ingredientes (4 personas)

  • 4 manitas de cerdo cortadas en cuatro partes
  • ½ cebolla muy picada
  • 2 ajos grandes
  • Un manojo de perejil
  • 100 gramos de jamón serrano en taquitos
  • 100 gramos de chorizo de guisar en taquitos
  • 1 cucharada de harina
  • 1 cucharadita de pimentón de la Vera dulce
  • 1 guindilla (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra y sal

Elaboración

Hervir las manitas 10 minutos en la olla rápida con todos los anillos.

Mientras, en una sartén pochar la cebolla a fuego lento, y majar en el mortero los ajos y el perejil.

Cuando la cebolla esté pochada, añadir el chorizo y el jamón y dejar sofreír 2 ó 3 minutos.

Añadir una cucharada de harina y una cucharadita de pimentón, y si te gustan las cosas picantes, una guindilla. Remover bien.

Desleír el majado con agua, y añadir a la sartén.

Tirar el agua de haber cocido las manitas y enjuagarlas para quitarles las impurezas. Volver a colocar en la olla, y añadir todo el contenido de la sartén. Cubrir con agua, sazonar, y cocer otros 10 minutos en la olla rápida.

Nota

Cada marca de olla rápida cuece a una velocidad distinta. Deberás comprobar que las manitas han quedado muy tiernas, de forma que casi se deshagan y sea muy fácil separar la carne del hueso.